Sin categorizarTipos de cervezas artesanal

febrero 2, 2022by cervezaslagrua0

La cerveza artesanal ha ganado fama en los últimos años. Parte de su éxito se debe a la mejora de calidad respecto a cervezas industriales, producidas masivamente y, por fuerza, elaboradas con menos mimo y atención. Sin duda, una de las consecuencias del nuevo auge de la cerveza artesanal, es que ha cambiado la manera que tenemos de consumir cerveza. Antes nos sentábamos en una terraza o en un bar y pedíamos cerveza, sin poner apenas atención a lo que estábamos haciendo, pura rutina, como pedir un café. Ahora, los aficionados a la cerveza artesanal, vamos a tiendas a pedir sabores nuevos, leemos recomendaciones, asistimos a catas, nos fijamos en la etiqueta y, en definitiva, somos más conscientes del diverso mundo de variedades que tiene esta bebida. Con este nuevo interés general por la cerveza artesanal, hemos recuperado recetas que ni sabíamos que existían y hemos traído variedades que apenas se consumían en nuestro país. Por eso hoy creemos que es importante enumerar las principales cervezas artesanales que nadie debería perderse:

1. Lager

Hablar de la Lager en España es casi como hablar del pan. Tenemos una muy rica tradición de cerveza Lager y la mayoría de productoras de cerveza industrial tienen una Lager como principal producto. Desde San Miguel o Mahou a Alhambra, Estrella Galicia, y (hace falta decirlo) Cruzcampo, todas ellas Lager.

La cerveza tipo Lager, recibe ese nombre por su fermentación baja. Los cerveceros alemanes del medievo descubrieron que si metían los barriles de mosto de cerveza en cuevas, con temperaturas rondando los 0º centígrados, no sólo se conservaba mejor y más tiempo, sino que además la levadura, encargada de la fermentación, se depositaba en el fondo de los barriles y actuaba desde ahí.

Aunque la variedad es la característica por excelencia de la actual ola de cerveza artesanal, no podemos bajar del pedestal a una Lager. Su sabor limpio, el hecho de que sea la cerveza más refrescante y los toques finales suaves y malteados, hacen de esta variedad la favorita de muchos.

2. Ale

El otro peso pesado de la lista. Las Ales cuentan con más variedades e historia que las Lager. Las cervezas tipo Ale fueron especialmente desarrolladas en los países anglosajones, y allí es donde goza de mayor popularidad.

Las cervezas de tipo Ale son tan antiguas como las cervezas en sí. Su característica principal es la fermentación alta. A diferencia de las Lager que fermentan en la parte baja del mosto, debido a las bajas temperaturas, las Ale se mantienen a temperatura ambiente, por lo que la levadura no desciende, sino que se queda en la superficie, actuando desde ahí. Al ser fermentación “al natural” los costes de fabricación son más bajos y se deja más espacio a la experimentación. La mayoría de las subvariedades que se han hecho un hueco en el mundo de las cervezas artesanales son derivadas de las Ale. Algunas de las Ale más famosas son la Heineken, la Carlsberg o la Budweiser.

3. Pilsen

En este caso se trata de una variedad de las cervezas Lager. Su nombre proviene de la ciudad de Pilsen, donde originariamente fue concebida, situada en la actual República Checa. Esta cerveza relativamente joven (del siglo XIX) se caracteriza por las singularidades de la fermentación fría de la Lager. Como singularidades presenta una alta cantidad de espuma, aroma y sabor con poca presencia de lúpulo, sabor refrescante y limpio y el malteado suave que tanto nos gusta a los amantes de las cervezas de fermentación baja. A pesar de su origen centroeuropeo, la Pilsener ha gozado de fama en Sudamérica y en los países mediterráneos. Algunas de las firmas cerveceras que producen Pilsen son Báltica (Chile), la Beck´s (Alemania), Estrella Damm (España) o Presidente (República Dominicana).

4. Bock

La palabra Bock significa en alemán “macho cabrío” y con eso ya lo decimos todo. Se trata de Lager con cuerpo y potencia, un escalón y medio por encima de las demás Lager en cuanto a impacto en boca. Si las Lager tradicionales pasaban de puntillas por encima de las maltas, las Bock no se andan con medias tintas y golpean al paladar con un sabor malteado y consistente. Su origen está en el siglo XIV en la ciudad alemana de Einbeck (posible origen alternativo del nombre “bock”).

En aquellos momentos, en el norte de Alemania, existía una asociación comercial llamada Liga Hanseática, que fue la precursora y principal distribuidora de esta variedad ahora tan extendida. Tradicionalmente, los gremios cerveceros y los monasterios que las elaboraban, preparaban el mosto en otoño para dejar los barriles en “guarda” todo el invierno, asegurando la baja fermentación. En primavera/verano era el momento perfecto para comenzar a comercializarla o beberla. Entre las más famosas encontramos la Paulaner Salvator, la Múnich o la Alhambra Roja.

5.IPAs

Pasamos a las cervezas derivadas de la familia Ale. En este caso, se trata de una sub variante, derivada de la Pale Ale (Ale pálida). IPA es el acrónimo de Indian Pale Ale. En el siglo XVIII, con la expansión del Imperio Británico por Asia, también llegaron los problemas de abastecimiento y mantenimiento de costumbres y hábitos de consumo por parte de los ingleses. La falta de infraestructura, agua salubre y materia prima, hicieron necesaria la importación de cerveza desde las islas británicas a todas las nuevas colonias. Imaginemos los barriles de cerveza de travesía por el mundo durante meses. Lógicamente la cerveza llegaba mohosa e imbebible. Se pensó, por tanto, aumentar la cantidad de alcohol y de lúpulo en la mezcla para prevenir la presencia de bacterias durante el viaje. El resultado fue una cerveza mucho más afrutada y agria, con un sabor algo más aguado pero mucho más rico en matices, menos plana y potente. Algunas de las IPAs más reconocidas mundialmente son la Ballast Point (EE.UU.), Three House Julius (EE.UU.) o la Cheverry (Argentina) premiada nacional e internacionalmente como la mejor IPA del mercado.

6.NEIPAs

Pasamos a una variedad de la subvariedad de la variedad (lo sé, es lioso). La NEIPA o New England Indian Pale Ale es la novedad de esta lista. Se trata de la cerveza más joven de la lista ya que nació como contraposición a las demás American IPAs. En los Estados Unidos, la costa oeste contaba con una larga tradición de producción cervecera de IPAs. En el otro lado del país comenzaron a desarrollarse en paralelo las East Coast IPAs de las que esta es heredera. Se caracteriza por una mayor turbiedad, debido a menos filtrados. El cuerpo de la cerveza se descompone en infinitos matices afrutados y aromas que aportan la gran cantidad de lúpulo utilizados. Esta cerveza se ha popularizado en la red social de Instagram. La pasión por la cerveza artesanal ha roto ya las barreras de las RRSS y ha alzado a esta variedad de IPAs como una verdadera tendencia en los últimos años, aunque algunos expertos le auguran un rápido descenso. Algunas de las NEIPAs famosas son la Heady Topper, considerada la original, la Doppelganger o la Alchemist Brewery.

7.Black IPA

Imaginemos la diversidad aromática y de sabores de las cervezas Ale, con gran presencia de lúpulo, cítricos y toques frutales, pero además mezclada con la potencia de las maltas tostadas y caramelo que hacen de las cervezas negras un hito mundial. Pues más o menos eso es una Black IPA, sofisticada pero potente, afrutada y amarga, dulce y seca. Esta variedad ha tenido mucha popularidad en EE.UU. y en México, donde nacen nuestras recomendaciones: La cerveza Pie Grande, de la empresa cervecera Hércules, o la Black IPA Nocturna, de la también mexicana Insurgente.

8.Brown Ale

Nace de la tradición cervecera del norte de Inglaterra, donde prevalecían las maltas tostadas sobre las pálidas de las Pale Ale. Esta tradición, exportada a Norteamérica, supuso el nacimiento de las Brown Ale tal y como las conocemos hoy día. Estas cervezas destacan por sus sabores acaramelados y con ligeros toque de chocolate. La fermentación alta y las maltas tostadas combinan a la perfección ya que, la falta de cuerpo potente que da la fermentación alta, la rellena la potencia de las maltas tostadas. Una vez que el sabor de las maltas se va de la boca, lo que quedan son los toques frutales que tanto nos gustan de las Ale.

Dentro de esta variante destacan las Popaire Treumal, la Yakka Brown o la Burly Brown Ale.

9. Stout y Porter

Estas variedades de cerveza están íntimamente relacionadas entre sí. En 1722 surgen en las tabernas inglesas la cerveza Porter, como alternativa oscura y malteada a las Pale Ale extendidas en el momento. Las Stout surgen como evolución de la receta de las Porter. Por tanto ambas son cervezas oscuras con un sabor potente y amargo. No obstante hay diferencias considerables en este amargor predominante. Por hacer una analogía, el amargor de las Porter originales recuerda al del cacao puro, un amargor que se apaga en la boca y deja las papilas gustativas como dormidas. En el caso de las Stout, el amargor es similar al del café, un amargor que activa nuestro paladar y termina por todo lo alto. Las Porter más famosas son la Barona, la Anchor o la Garrova. En cuanto a las Stout, debemos destacar la Guiness Draught, la Murphy’s y la Marston’s Oyster Stout.

 

Leave a Reply

0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda