HomeCervezas ArtesanasCervezas Lager

Las cervezas lager, fermentadas a bajas temperaturas, son cervezas con un sabor malteado y con poca presencia de lúpulo. En La Grúa elaboramos cervezas artesanas lager estilo Pilsen de doble malta (100% malta de cebada) y cerveza artesana export lager con cuatro tipos de maltas españolas.
  1. Home
  2. /
  3. Cervezas Artesanas
  4. /
  5. Cervezas Lager
Ver carrito “La Grúa Pilsen” se ha añadido a tu carrito.

Mostrando todos los resultados 2

  • ¡Oferta!

    Cervezas ArtesanasCervezas LagerLa Grúa Pilsen

    Valorado en 5.00 de 5
    1,60 Carrito
[serptrade]

Todo lo que debes conocer sobre la cerveza Lager 

Las cervezas lager, al igual que las IPA, han ido ganando muchos adeptos en los últimos años, pero más que un tipo de cerveza se trata de una forma de hacer cerveza. El estilo de las cervezas lager se caracteriza por emplear levaduras de fermentación baja, es decir, que fermentan a bajas temperaturas. La fermentación de las lager se lleva a cabo entre los 4 y los 12 grados. 

Es una de las principales diferencias con otro estilo cervecero muy demandado en los últimos años, las IPA, cuya fermentación se produce a altas temperaturas, entre los 15 y los 25 grados. 

¿Por qué se llaman lager? 

El nombre hace referencia a este tipo de fermentación baja. Se emplean levaduras especiales para ello y en un momento dado del proceso de elaboración, el producto se almacena en bodegas o sótanos donde se mantienen las bajas temperaturas, en alemán bodega o sótano se denomina ‘lagered’, de ahí el nombre a este tipo de cerveza.

Se almacenan en lugares más fríos para que la cerveza pueda reposar y así limpiar las partículas residuales y realzar bien todos los sabores. 

Principales características de la cerveza lager

Al fermentar a temperaturas bajas, su elaboración lleva más tiempo que las IPA y esto hace que tengan un color muy cristalino, no son cervezas turbias, y además tienen un sabor muy limpio y equilibrado. 

Generalmente son cervezas rubias, claritas y muy brillantes, aunque también es existen cervezas lager más oscuras o tostadas utilizando un determinado tipo de maltas. El olor de la cerveza lager no es muy acentuado, es más sutil y natural en función de las maltas y los lúpulos empleados.  Es un tipo de cerveza muy refrescante, pues tampoco tiene un gusto muy fuerte, sino que su sabor es muy equilibrado y natural, uno de los motivos por los que suele gustar al gran público y se ha popularizado tanto.

Ese color tan limpio y característico de las cervezas lager se consigue gracias a un tipo concreto de levadura, la Saccharomyces pastorianus. Este microorganismo fermenta en el fondo de los tanques en los que se produce la cerveza, por lo que cuando hay que eliminar las levaduras del producto resultante, resulta una tarea mucho más sencilla y brinda ese color tan limpio al haberse quedado abajo del contenedor y no en la superficie. No enturbia la cerveza y su retirada es más fácil. 

Tipos de cerveza Lager

Pero en la cerveza nada tiene solo una única opción, por lo que con las Lager ocurre lo mismo. No hay una única Lager, dentro de este estilo cervecero se pueden encontrar varios subtipos. Estos son los más habituales:

Lager Pálida o Pale Lager

Esta cerveza Lager se caracteriza por tener una tonalidad muy clarita y poco sabor aunque refrescante. Su contenido en alcohol es muy bajo, entre el 2 y el 4%.

En cuanto a su aroma, tampoco es muy marcado, muchas veces inapreciable ya que tienen poco lúpulo. 

Lager Pilsen / Pilsner

Este subtipo de Lager es originario de Plzen, una ciudad de República Checa, de ahí el nombre. Es una cerveza clara, color dorado similar a las Lager pálidas pero con una espuma mucho más voluptuosa y notable en la parte superior. 

Se producen utilizando más lúpulo y maltas, por lo que se refleja en el sabor y los aromas, que tienen más intensidad que las pálidas. También tienen más alcohol, entre el 4 y el 6%.

Lager Ámbar

Esta cerveza lager es más propia de Alemania y se emplea en su elaboración maltas tostadas, lo que le brinda ese color algo más oscuro, de tonalidad ámbar.

Al emplear este tipo de maltas, los sabores cambian ligeramente y son más malteados, fuertes, aunque también se puede apreciar cierto amargor del lúpulo para equilibrar. En cuanto a su graduación alcohólica, no llegan al 6%.

Lager oscura

Es una cerveza Lager de mucha intensidad, que casi se sale de los cánones que las caracterizan, pues tiene un color más oscuro, casi negro en ocasiones y una espuma muy cremosa y blanca. Se la denomina también cerveza bock, que en alemán (de donde procede este estilo) significa “macho cabrío”.

Las bock o Lager oscuras se caracterizan por tener un sabor mucho más suave y dulce e incluso con cierto regusto a quemado, pero muy sutil. Predomina la presencia de la malta tostada, lo que le brinda un aroma con más carácter. Su graduación alcohólica tiene un amplio abanico, pues suelen oscilar entre los 4 y los 14 grados. 

Proceso de elaboración de la cerveza Lager

Las cervezas de tipo Lager requieren más tiempo en su elaboración, pues al precisar de levaduras que fermentan a bajas temperaturas, necesitan más tiempo. La clave para obtener un buen producto es la paciencia y respetar los tiempos de todo el proceso.

La mayoría de cervezas pueden ser producidas y embotelladas en un par de semanas, pero las Lager requieren de más tiempo, en ocasiones meses (dependiendo ya del estilo que se busque) y además deben estar almacenadas en unas condiciones concretas de temperatura.

La fórmula de la típica Lager europea, en términos generales, consiste en comenzar macerando las maltas a unos 65 grados.

A continuación se añade agua al mosto resultante y hay que calentarlo hasta que comience a hervir, en este punto se le añaden los lúpulos seleccionados y la ebullición se prolongará alrededor de una hora. 

Después de haber hervido el mosto, llega uno de los procesos claves: la fermentación. Las levaduras para fermentar deben de ser las de bajas temperaturas, lo que hará que esta fase se extienda semanas o meses, pero es lo que acaba caracterizando a las Lager. 

El almacenamiento de la cerveza durante la fermentación debe llevarse a cabo en unas determinadas condiciones de temperatura baja, no más de 14 grados. Antiguamente se utilizaban sótanos o cuevas para conseguir una temperatura constante baja sin demasiadas oscilaciones. Ahora, con toda la tecnología, es posible mantener una temperatura constante con refrigeradores especiales, aunque los más puristas o cerveceros artesanales, siguen haciendo sus propias Lager en sótanos o lugares oscuros sin utilizar tanques refrigerados modernos para proseguir con la ‘tradición’.

1
    1
    Carrito
    Cerveza La Grúa Pilsen
    La Grúa Pilsen
    1 X 1,60 = 1,60